Mamá y papá tienen un secreto que su hijita no acaba de conocer

Categoría: / Inicio

Algunas crónicas de teatro y cine en CR     (1988-2013) 

Astorga Carrera, Laura. 'Princesas rojas'. Largometraje ficción, CR 2013 (en construcción desde el 2009) / El presente texto constituirá uno de los capítulos del libro de SR: 'Casi-olvidos de un ocioso espectador en Costa Rica'.

Claudia, a sus nueve años de edad y desde su mirada infantil, poco a poco, empieza a descubrir fragmentos del comportamiento de su padre y de su madre, quienes retornan al terruño para cumplir nuevas tareas (¿políticas?) luego de atravesar la frontera de un país que se agita en medio de la revolución socialista y la contrarrevolución mercenaria.

Al volver al terruño, con frecuencia la familia cambia domicilios apresurados cabalgando carreteras y calles peligrosas pues parece que, por convicción ideológica, los cónyuges arreglan documentos y otros menesteres afines atravesados por el  compás de un cerrar y un abrir de ventanas y puertas del vehículo en el que viajan o de las casas que de modo transitorio, ocupan.

Se trata de un entrever inocente que lleva, de pronto, a la protagonista a visitar a escondidas en la sala de cuidados intensivos del hospital, a su padre herido gravemente y de manera extraña, y a no ceder ante su madre cuando ésta (con su otra pequeña hija, la menor), abandona un remedo de ¿hogar? y, por ende, su militancia, rumbo a una ciudad del imperio del norte, urbe especializada en deslumbrar o sobornar y acoger publicitariamente a su servidumbre latinoamericana. 

En tierra se ha quedado la primogénita observando dubitativa, a través de uno de los cristales del edificio del aeropuerto, el moroso ascenso del avión en el cual huye su progenitora.    

La deserción se ha consumado. ¿Por qué?

Contesta un atisbo, una mirada furtiva, un relámpago apenas.

O, quizá, la clave resida en la escena que, en alguno de esos refugios de paso facilitado por sus camaradas, muestra a la mujer, encendida en cólera, castigando a puntapiés una lavadora destartalada que ha dejado de funcionar y que, a lo mejor, por metáfora, sustituye al marido y su credo. 

Más que las rutas físicas recorridas, será este tácito sendero iniciático el que conduzca a Claudia, de un salto, a la fase temprana de la adolescencia, etapa donde empezará a intentar convertir en decisiones, su experiencia.

Sobre el movimiento ascendente de los créditos finales, a manera de contraste corre una información periodística acaso para anclar el contexto y, de algún modo subrayar que la película se refiere a un entramado de sucesos radicales acecidos en un país periférico, entre 1981 y 1987 más o menos, y no de una ficción con visos autobiográficos. (Este comentarista siente innecesaria tal advertencia porque le parece que el filme se apoya, a la perfección, en la historia en sí, y la proyecta, sin necesidad de insistir en su trasfondo que el tiempo terminará por disolver, mientras ese secreto de papá y mamá continuará intrigando, no sólo a la niñita, sino al público actual y del porvenir. En resumen, poco importa donde ocurrió, dato circunstancial y evanescente. Importa lo qué sucedió y, en especial, cómo fue contado, solución estética que, en este caso, fluye a lo largo de la manera que la autora, con oficio y algunas travesuras, supo y pudo convertir lo regional en universal).

‘Princesas rojas’, atávico título, suspende el ánimo. Sorprende. Atrae.

En el brindis posterior al estreno, en el vestíbulo del cine Magaly (allá por el barrio de la California josefina), mientras este cronista buscaba al azar una copa extraviada, escuchó una frase denunciando algunos vacíos informativos que la película dejaba a la deriva. Por supuesto, los tiene pero constituyen un recurso legítimo de puntos suspensivos y giros inesperados sostenidos por la atmósfera del relato y porque la persona que narra es una pequeña vocera que lo hace desde su limitado ángulo de enfoque, y no un sujeto supremo u omnisciente. Éste, tal vez sea el principal aporte(al lenguaje fílmico costarricense) de la ópera prima de Laura Astorga   Carrera. 

 Amén,

SR/CR, 10 XII 2013

Enlace sugerido: Bit.31, de Laura Astorga: 'Ellas se aman'

Notas

PRINCESAS ROJAS, (CR, 2013, 101 minutos)

Dirección y guión:

- Laura Astorga Carrera 

Personajes principales:

- Claudia (Valeria Conejo) hermana mayor, 9 años de edad

- Antonia (Aura Dinarte) la otra hermana, 7 años 

- Magda (Carol Sanabria), mamá, aparenta unos 30 años

- Felipe (Fernando Bolaños), padre, aparenta ídem

sr

Regresar